En octubre de 1884 las librerías de Madrid vendían una novela de título provocador, La prostituta,