Vladimir Nabokov era un hombre que tenía las cosas claras y que no se cortaba a