Cada cierto tiempo, Romancelandia –el nombre con el que se autodenonima la comunidad de autoras y