En los años 40, Luisa Carnés estaba en el exilio, en México. La escritora había sido