Olympe de GougesYa hablamos hace poco de que los cómics biográficos estaban en pleno auge. Uno de los que más éxito tuvo (de ventas y de crítica) fue ‘Kiki de Montparnasse’, y sus autores, Catel & Bocquet, repitieron el esquema con una novela gráfica de una mujer tan interesante como Kiki, pero mucho menos conocida: Olympe de Gouges.

Se trata de una mujer fascinante, que ya en el siglo XVIII reivindicaba el fin de la esclavitud o el voto para la mujer. Hija ilegítima de un ilustrado (o al menos eso afirmaba ella), se queda viuda y con un hijo a los 18 años. Decide que eso es lo mejor que le podría haber ocurrido (se había casado por pragmatismo), y se va a París a vivir su vida, renunciado a volver a casarse (ni por amor) y dedicando sus días a la cultura, a la política y a la frívola vida de sociedad y sus placeres. Allí se codea con nombres por todos conocidos como Voltaire, Rousseau, Benjamin Franklin o Robespierre… y participa en primera persona en la Revolución Francesa  (cuando acaba guillotinada por defender la causa girondina).

Parece imposible hacer un mal cómic con tamaño contenido, pero hay que reconocerles a Bocquet y Catel su enorme labor de documentación y simplificación, que nos permite acercarnos de una manera amena y comprensible a una época tumultuosa de la historia. Porque Olympe, aunque una adelantada, es también hija de su época, y contar su vida es hacer un fresco de la Francia de finales del siglo XVIII.

Con un dibujo claro, e incluso infantil, pero vivo y sensual, y una estructura muy cinematográfica, entramos de lleno en la vida y pensamiento de esa mujer única, que ya en 1791 publica una Declaración de los Derechos de la Mujer y la ciudadana. Por supuesto, nos quedamos con ganas de saber más, mucho más. Buena idea la de aportar al final del libro una cronología y una breve biografía de todos los secundarios del cómic, que nos ayuda a ubicarlos (porque en la novela gráfica hay tal densidad de hechos y personajes históricos, que a veces es difícil no perderse).

Para bien y para mal, se trata de un cómic didáctico que nos acerca a un personaje injustamente olvidado por la historia. Porque este cómic no es un panegírico e intuimos cosas mejorables de Olympe, pero lo que no se puede negar es que fue una mujer que vivió su vida como quiso -en una época en que eso era prácticamente imposible- y que se comprometió con causas justas que tardarían dos siglos en ser superadas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...