libreros

‘Tomo y lomo’ es una librería grande (pero entrañable) en el centro de Madrid. Allí puedes encontrar trabajando, entre otros, a una viejecilla con carácter, una becaria optimista, un librero friki, o un mendrugo que no sabes muy bien que pinta en un establecimiento como ese. Y sobre todo, montones de libros, clientes algo peculiares y mucho y buen humor.

¿Te gustaría visitarla? No te puedo dar sus coordenadas concretas porque técnicamente no existe, aunque sí puedes encontrarla en el facebook de Libreros: un webcómic sobre libreros. Se trata de un proyecto cómic, donde su autor, Cayo, sube cada semana una viñeta cómica ambientada en dicha librería. Recoge anécdotas, comportamientos bizarros de libreros y clientes, y en general, observaciones jocosas sobre el mundo de las librerías. ¡Y nos encanta!

Cayo es el seudónimo de Pablo C. Reyna y como uno se imagina nada ver más las viñetas, conoce el trabajo de una librería desde dentro: «He tenido la suerte (sí, ¡no es broma!) de trabajar en una librería muy parecida a Tomo y Lomo durante más de tres años y medio; Libreros nació en enero de 2012 fruto de esa experiencia. Cada dos por tres me encontraba clientes que pedían a gritos una caricatura, y así empecé a dibujar en cualquier trozo de papel situaciones cómicas para compartirlas con mis compañeros. Un tiempo después pensé que sería divertido mostrar este mundillo a más gente, y así cree los libreros que conocéis».

Primero lo hizo en un blog, pero la actividad era más irregular, el formato menos determinado, y finalmente tuvo que dejarlo. Volvió con fuerzas renovadas en enero de este año, ya en la página de facebook:  «Ha pasado bastante tiempo desde la primera, así que creé nuevos personajes y escogí el formato de una viñeta individual por entrega. Para mi sorpresa, muchos libreros de España y América Latina me escriben para decir que se sienten muy identificados. Eso sólo puede significar que los clientes son una pandemia mundial».

Ahora que ya no trabaja en una librería (aunque sigue en el mundillo literario), esta actividad le sirve también para rememorar aquellos viejos tiempos: «Al principio dibujaba Libreros para compartir las situaciones cómicas que vivía en la librería (bueno, las que casi vivía. El 99 % son situaciones inventadas). Sin embargo, ahora que han pasado casi dos años desde que ya no trabajo allí, utilizo las viñetas como un modo de reconectar con una época a la que tengo mucho cariño».

Pero los que nunca hemos trabajado en una tienda de libros también podemos jugar a reconocernos en esos libreros o en esos clientes, incluso en alguno un poco cansino. Al fin y al cabo, el que no haya pensado «Ay, que bonito trabajar en una librería: deben de leer un montón de libros» que tire la primera piedra.

¡Aquí tenéis algunas de nuestras viñetas preferidas!

libreros3

libreros4

libreros2

libreroas5

 

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...