Si visitaste alguna vez Bruselas, seguro que te llamó la atención el protagonismo que tienen los cómics en sus calles. Y es que los pobres belgas solo son conocidos por haber aportado al mundo dos figuras universales: Jacques Brel y Tintín.

Y bien que lo explotan. Aunque de hecho, si nos paramos a pensar… dentro del cómic no es Tintín el único belga que conocemos. Está también Lucky Luke, están los pitufos, está Spirou… así que, al fin y al cabo, cuando Bruselas se autoproclama la capital mundial del cómic, quizá el título esté bien merecido. Porque además de ser cuna de autores imprescindibles de la historia del tebeo, celebra como pocas la importancia de la narrativa gráfica. Por ejemplo, llenando sus calles de personajes emblemáticos.

En toda la ciudad podemos encontrar más de 50 murales dibujados en paredes ciegas de los edificios. En todo tipo de calles, en todo tipo de barrios, nos sorprende de repente un personaje gigante decorando una fachada. Se trata de una iniciativa del año 1991, cuando el ayuntamiento, en colaboración con el Museo del Cómic, decidió embellecer algunos edificios grises de la muy gris ciudad. Pronto se dieron cuenta de que recurriendo a los protagonistas de historietas muy famosas, podían reivindicar la importancia de la ciudad en la carrera de muchos artistas del cómic. Los encargados de llevar a cabo la parte pictórica (quienes pintaron los frescos) fue la organización ‘Art Mural’.

En la web del ayuntamiento de Bruselas puedes encontrar un listado con todos los murales existentes por las calles de la ciudad. Y por supuesto, ya existen diversas visitas guiadas realizando la «ruta de los cómics». Nos encantan todos los proyectos de street art que hacen únicas calles por lo demás impersonales, pero cuando además se recurre a cómics míticos, el resultado es inmejorable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...