portada-abril-encantado_grandeYa os hablamos de Elizabeth von Arnim en otras ocasiones. La escritora fue una de las más populares de comienzos del siglo XX, con novelas en las que se podía seguir el rastro del mundo en el que vivía. Perteneciente a una familia acomodada británica (estaba lejanamente emparentada con Katherine Mansfield, por cierto), se casó muy joven con un noble alemán que la hizo baronesa y le dio su sonoro apellido. Von Arnim se basó de hecho en sus experiencias matrimoniales para escribir su primera novela, Elizabeth y su jardín alemán, que fue un boom en el momento (y que se menciona en un capítulo de Downton Abbey). Y curiosamente las obras de la autora están siendo recuperadas en los últimos años por las editoriales españolas. Lumen ha publicado algunos títulos y ahora Alfaguara nos trae Abril encantado.

Abril encantado es una de las novelas que fue adaptada al cine más recientemente de la escritas por Elizabeth von Arnim (a principios de los 90) y narra, como la preciosista portada de Alfaguara deja claro, las aventuras de un grupo de mujeres en los años 20. Por un lado tenemos a la muy devota esposa de un escritor que, para desgracia de su mujer, se está haciendo rico con biografías de (pecaminosas) cortesanas del pasado. Por otro a la asustadiza mujer de un empleado de banca. Pero ambas cambian – como una especie de locura de verano – cuando descubren en The Times el anuncio de una villa italiana en alquiler. No se conocen de nada, pero deciden arriesgarse y alquilar la villa juntas. Aunque es muy cara: la devota tiene que gastar el dinero que le da su marido (dinero que limpia dedicándolo a la beneficencia) y la esposa apocada se gasta sus fondos para imprevistos y descubre no solo que tiene mucha fuerza sino que cuenta con una desconocida inteligencia.

En el camino, convencen a una viejecilla que está muy lejos de ser encantadora y a una lady con cierto aire flapper que está cansada de la alta sociedad para que sean sus compañeras de viaje (y ayuden a pagar los gastos).

Lo que sigue después es la historia de ese mes de vacaciones, que las cambiará a las cuatro (como todos esperáis) y que es una deliciosa, como era de esperar algo encantador,  novela primaveral. Muy apropiada para leer con este buen tiempo (y que además está en Project Gutenberg en inglés)