Benito CerenoHoy Herman Melville cumpliría 196 años, una razón tan buena como otra cualquiera para repasar una de sus obras menores, que en realidad no lo es tanto.

‘Benito Cereno’ es una novela corta, publicada a modo folletín en la revista Putnams’ monthy, pero el estilo no es nada folletinesco, todo lo contrario. Se trata de un estilo reconcentrado, denso, y muy ambiguo, sin abandonar del todo el tono épico de novelas anteriores.

La historia nos cuenta como el capitán Amasa Delano, ingenuo, de buen corazón y orgulloso de ello, encuentra en un pequeño puerto un barco español devastado al que enseguida quiere ayudar. Las desgracias han diezmado a la tripulación, y el capitán parece un loco desvalido, pero hay algo en la atmósfera que hace dudar a Delano (al inocente de Delano) sobre lo que está pasando realmente en el barco.

El libro se divide claramente en dos partes: una en la que la historia se nos cuenta desde los ojos de Delano (aunque en tercera persona), y otra conclusiva en la que tenemos los datos en crudo, tal y como se vería en un informe judicial. Una de las características más interesantes del libro es cómo vamos siempre de la mano del capitán Delano, sabiendo lo que él sabe, sospechando lo que él sospecha, ignorando lo que él ignora. Y sobre todo, cómo se nos muestra lo equivocados que estábamos al creer que podíamos hacer esto.

‘Benito Cereno’ es un libro sorprendente, de una manera inquietante. Inquieta, sobre todo, cómo acabamos asumiendo la moral, las premisas, y los prejuicios de Delano sobre quién puede hacer qué y quienes son los buenos y quienes los malos.  Sorprende el teatral juego de espejos, la imitación y el intercambio de roles, y la significación de todo este proceso.

Esta obra de Melville ha sido debatida y discutida por muchos expertos. Que si es anticolonialista. Que si, por el contrario, es racista. Que si revisa el concepto de autoría (qué pereza). Que si trata de la complejidad de escribir sobre el pasado. Etc, etc. Más allá de todo eso, ‘Benito Cereno’ es un libro fascinante por sí mismo, incluso si nos quedamos pegados a lo evidente. El clima de tensión contenida, las reflexiones circulares de Delano, el mar (siempre el mar), la violencia sutil, el esclavo Babo, la entrada de lo inesperado, la misteriosa última frase del capitán español Benito Cereno….

Un libro cuya atmósfera se queda dentro del cuerpo. Aunque uno no tenga claro por qué le han contado esta deprimente historia.

*Puedes descargar gratis ‘Benito Cereno’ en Feedbooks. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...