Huespedes inesperadosEs la mañana del 20 cumpleaños de Emerald Torrington. Edward Swift, su padrastro, se marcha a Manchester, a intentar encontrar a quien le preste el dinero para salvar Sterne, la imponente casa de la familia, comprada por Horace Torrington, el padre de Emerald, cuando la familia tenía dinero. Ya no lo tienen. Su vecino, John Buchanan, el hijo de un granjero que se ha enriquecido trabajando duro, ha ido comprando las propiedades de la casa y solo Sterne permanece. Emerald comienza a prepararse para la fiesta de su cumpleaños, en la que estarán su madre, la egocéntrica, Charlotte, sus hermanos Clovis y la pequeña – y olvidada – Smudge y la vieja amiga de infancia Patience, que iba a venir acompañada de su madre pero lo hace con su hermano, del que solo recuerdan que era un niño bizco (quizás ya no…). Tras una confusa conversación por la mañana, en la que se dan a entender cosas que no son tal, John Buchanan es también invitado a la cena.

Así comienza Huéspedes inesperados, de Sadie Jones, como una novela de época y de imponente casa solariega británica. Estamos en la primavera de 1912 y los ecos downtonianos nos persiguen.

Charlotte quiere que Emerald intente ‘pescar’ a John Buchanan, que sería el gran salvador de sus problemas financieros, pero ella no consigue verlo como un pretendiente atractivo. Clovis, el hermano, es un inconsciente. Y la pequeña Smudge no solo es olvidada por todos sino que tiene un plan para hacer una «Gran Empresa» que podría alterarlos a todos. En la cocina hay una doncella enferma y todo anda manga por hombro. Asistimos a conversaciones sobre la tarta de cumpleaños, preocupaciones por el futuro familiar y críticas a la espantada de la madre de la joven Patience. Sin embargo, de repente ocurre algo inesperado. Un tren descarrila en una vía secundaria y Sterne es el lugar más cercano. Empiezan a llegar los supervivientes, viajeros de tercera preocupados por continuar el viaje, y un pasajero de primera, muy extraño, que precipita un cambio en los acontecimientos.

Y así la novela de tintes downtonianos se convierte, casi sin que nos demos cuenta, en una cosa completamente diferente y, como si se tratase de la cuenta atrás de una bomba, sabemos que algo terrible va a ocurrir.

Posiblemente, Huéspedes inesperados no guste a muchos seguidores de Downton Abbey, que se acercarán a la promesa de una novela de época con el juego de arriba y abajo. Porque no es eso. Tiene un poco de eso, pero tiene un mucho más sobre las decisiones que toman las personas, las cosas que ocultan las familias y los juegos de espejos que se crean por como afecta todo esto a los demás. La narración se limita a un único día, en el que todos tienen que tomar muchas decisiones, y a un único escenario, la Sterne en peligro de venta. Lo importante no es el conflicto, no son esos huéspedes inesperados, sino como todos ellos reaccionan ante este cambio imprevisto de circunstancias.

Esta es la tercera novela de Sadie Jones, una escritora jamaicana que con su primera novela, El rebelde, ganó el Costa First Novel Award y fue finalista del Orange Prize, y que con la siguiente  Small Wars, volvió a ser candidata al Orange Prize. Tusquets edita en España esta obra, que merece una lectura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...