Las tres princesas pálidas

Tres princesas optan al trono y una sola será la próxima reina. Sin embargo, lejos de ser elegidas por su padre y monarca, deberán ser sometidas al juicio del pueblo. ¡Qué buenas ideas encontramos siempre en la literatura! Pero… ¿quién querría una reina pálida? El pueblo lo tiene claro: “¿De tus tres hijas? ¡Ninguna! ¡Son pálidas como la luna!”.

Si es cuestión de color, habrá que ponerse a ello, así que la mayor de las tres hermanas será la primera en ingeniárselas para colorear su cara. Pero no desvelemos más, todos sabemos que, en los cuentos, de las tres hijas que tiene un rey hay una que siempre da la sorpresa. ¿Se lo imaginan?

En este álbum hay un cuarto protagonista esencial para el desarrollo de la historia: la naturaleza. El cielo, la tierra y el poderoso sol juegan un papel muy importante en el destino de las princesas. El poder de estos elementos sobre su persona marcará para siempre su papel en el reino.

‘Las tres princesas pálidas’ es un cuento que se inicia con el clásico “Había una vez…” y concluye con el “Y colorín colorado…”. Entre ambas frases, encontramos un texto que se ajusta a los convenciones del cuento clásico para contarnos una historia de princesas ambientada en un reino fantástico. Diálogos rimados, un tiempo y espacio indefinidos donde el lector se mueve como pez en el agua, consciente del ritmo narrativo de las historias que escuchamos antes de ir a dormir.

Las imágenes nos trasladan a una estética marcadamente oriental con preciosos detalles vegetales y geométricos. Podemos recrearnos en el gigantesco turbante del monarca que juega con los colores fríos y cálidos, o tratar de identificar la espléndida vegetación que está presente desde la primera página. Dinamismo, líneas claras, juego con los volúmenes… Todo ello genera unas imágenes de gran belleza, donde el lector/ observador se sumerge en un paisaje que bien podría habitar la cuentista Sherezade.

María José (Ajo) Martín Francés (Madrid, 1958), autora del texto, es maestra y especialista en Educación Infantil y emplea los cuentos como herramienta básica para la formación pedagógica de los docentes, apostando por la innovación educativa. Carole Hénaff (Orange, Francia, 1973) aprendió ilustración, artes gráficas y animación digital en Barcelona y desde 2004 cuenta con su propio estudio en el que se dedica a la creación de ilustraciones para editoriales, prensa o agencias de publicidad. En su web, podemos disfrutar observando algunas de sus magníficas ilustraciones.

¿De qué color será la futura reina? Averígüenlo leyendo este hermoso álbum que publica Kalandraka, un cuento recomendado a lectores a partir de cinco años que hace las delicias de aquellos que acabamos el colegio hace ya algunos lustros.