Bueno… Quizás decir de la historia es una exageración y no deberíamos ser tan totales. No son las peores de la historia, aunque sí son de las más malas: la aparición de la autoedición ha dejado en mano de los propios autores el hacer el trabajo de crear la portada de sus libros y muchas veces estos no hacen un trabajo muy destacable, por así decirlo (y sí, cierto, que tire la primera piedra el que no haya hecho alguna barbaridad de diseño usando un WordArt y algún color flúor…). Internet no perdona, como todos sabemos, así que ha aparecido ya un Tumblr especializado en recuperar las peores portadas de libros de esta nueva hornada de autores (y que ha sido bautizado como era de esperar como Kindle Cover Disasters)

Por supuesto, las portadas son todo lo cutres que se podría esperar y hacen pensar en muchas más preguntas que el título o posiblemente que incluso el típico resumen del argumento (si nos parásemos a leerlo) podrían despertar.