Una paella en MarruecosArturo Barea es posiblemente uno de los escritores más interesantes de principios de siglo en España por su curiosa biografía. Barea se quedó huérfano muy joven y su madre tuvo que marcharse a Madrid con sus hijos para trabajar como lavandera. Unos parientes ricos pagaron la primera formación del futuro escritor, aunque tuvo que dejarla muy pronto y empezar a trabajar. Por ello, Arturo Barea se convirtió en autodidacta. Durante los años 20 fue uno más de los españoles a los que la mala suerte a los que les tocó que los llamasen a filas para luchar en Marruecos. Tras esa experiencia volvió a Madrid, se casó, tuvo hijos y, durante la II República, fue sindicalista en UGT. Durante la Guerra Civil trabajó en la oficina de prensa republicana en Madrid (donde conoció a la que sería su segunda esposa)  y tras la guerra tuvo que partir al exilio. Vivió en Reino Unido hasta su muerte, trabajando como locutor de la BBC.

Su obra fue publicada en Reino Unido y en inglés y, a pesar de lo interesante que resultaba, no llegó (por razones obvias… la censura no iba a ser muy receptiva a sus contenidos) a España. De hecho, la memoria de Barea ha quedado un poco olvidada, aunque La forja de un rebelde, su obra cumbre, fue adaptada a la televisión hace un par de décadas. El tercer tomo de esa trilogía es uno de los testimonios existentes sobre la vida en Madrid durante la Guerra Civil.

En los últimos años, parte de la obra del escritor está siendo recuperada. La forja de un rebelde está en bolsillo, en una edición bastante llamativa que suele ser un habitual en las mesas de libros recomendados de las cadenas de librerías. Y el ebook ha permitido recuperar por lo menos otro contenido y ponerlo al alcance de muchos lectores a un buen precio. RHM Flash, la editorial de textos cortos (y baratos) de Random House Mondadori, lanzó Una paella en Marruecos, uno de los cuentos de Barea, en formato ebook.

Lo más interesante de Una paella en Marruecos es lo que cuenta. Aunque hoy en día es uno de los episodios históricos que menos se recuerda, la guerra en Marruecos fue uno de los principales problemas de la España de hace 100 años. Los jóvenes de esa época vivían con el temor a que los llamasen a filas para luchar (si eras rico te escaqueabas, si eras pobre no te quedaba más remedio que ir) y de donde tenían muchas posibilidades de no volver. La guerra y sus sucesivos desastres suponían un elevado desgaste para la sociedad. Pero, curiosamente, no hay mucha literatura hoy en día a la que podamos acceder sobre ese tema (o desde ese tema). Barea estuvo en la contienda y escribió sobre ella.

Su breve historia permite ver como era la situación. «La acción había sido una de las muchas que eran habituales en la guerra de Marruecos: no tuvo ni orden ni concierto», escribe. La historia sigue un hecho cotidiano desde un punto de vista crítico con la situación vivida y permite hacerse una composición de lugar de todas las miserias de la guerra.