No es exactamente una línea de metro real. Lo sentimos, pero Transports Metropolitans de Barcelona no va a poner trenes especiales que la cubran. Sin embargo, la Línea K se ha incorporado al plano de metro de Barcelona, como una suerte de línea alternativa (una «ruta imaginaria», así la definen en su presentación) que permite seguir las huellas de la literatura en Barcelona. Aunque no tenga trenes especiales, la línea sí tiene paradas reales. 10 estaciones del metro de la ciudad forman parte de la iniciativa.

La idea es una propuesta conjunta de Amazon y de Transports Metropolitans de Barcelona, aprovechando que el día del Libro está a la vuelta de la esquina (y que en Cataluña, no olvidemos, es el Sant Jordi y los libros se viven ese día intensamente). Durante dos semanas, los viajeros del metro de Barcelona «podrán disfrutar de historias pertenecientes a escritores de renombre y descubrir rincones literarios de la ciudad».

Las historias se encuadran dentro de esa Línea K, una línea de metro virtual que va de la estación Barceloneta a Jaume I. Todas las paradas tienen una relación literaria y todas ellas permiten descubrir más cosas de escritores, movimientos literarios, lugares vinculados a libros y otras muchas curiosidades.

La línea de metro se basa en lo que ha escrito Raúl Montilla, especialista en el patrimonio literario de Barcelona, en el libro Barcelona Metro Literaria (que obviamente está para descargar en Amazon, aunque la compra es gratis). Además de poder descubrir los secretos literarios de esas paradas en el ebook, también se podrán encontrar en las propias paradas durante estos días gracias a una señalización especial.

¿Por qué estas paradas y no otras? «Las estaciones de Metro seleccionadas trazan un recorrido por la Barcelona más literaria, a través de escenarios, novelas y autores muy diversos: de Dan Brown a Miguel de Cervantes; de Gabriel García Márquez a Eduardo Mendoza; entre muchos otros», explica Montilla. «Barcelona Metro Literaria hace referencia a espacios representativos de la ciudad como Montjuïc con sus exposiciones universales, uno de los focos de La ciudad de los prodigios de Eduardo Mendoza. Pero también a míticos cafés como La Punyalada, un lugar que, además de aparecer en numerosas novelas, atrajo a varios escritores y acogió interminables encuentros entre Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y muchos otros escritores latinoamericanos y locales», añade.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...