Beber como Pynchon

Los fans de Thomas Pynchon son criaturas fascinantes, que tanto te crean el Día de Pynchon en público como se te dan a la bebida con la excusa de la lectura (o viceversa). Ya sé, ya sé que es uno de los autores posmodernos más valorados (y leídos), pero creedme si os digo que entre sus lectores la densidad de frikis es superior a la de cualquier otro escritor.

Uno de ellos es el chico que está detrás del blog Tom Pynchon’s Liquor Cabinet, cuya misión es beber cada una de las bebidas que aparezcan en las novelas de Pynchon, aunque sea de forma circunstancial (que no son pocas, él lleva apuntadas 123 bebidas diferentes en solo 6 de sus 9 libros). Puedes ver la lista al completo aquí.

Además de beber cada uno de los tragos de los libros, comparte sus impresiones en el blog y también nos pone en contexto literario la bebida en cuestión. Comenzó el 3 de mayo, y ya lleva bebidos un Chival Regal (un whiskey que al parecer huele genial y es suave y asiropado), un Chianti (dulce y tanino), un Tequila Sunrise (tropical), una cerveza Pilsner Urquell (que le recuerda a unos meses muy felices en Praga), un Boilermaker (cóctel de cerveza y bourbon), un King Kong (que lleva whiskey y licor de plátano y sabe a medicina para la tos) y un vino Beaujolais (muy agradable). No le queda poco ni nada…

Ahora bien, si los blogs gastronómico-literarios ya nos parecían fantásticos, esto nos tiene enamoradas.