poesia

Siria lleva dos años sumida en una guerra civil. La situación en el país es complicada, la atención de la opinión pública internacional ha ido variando (mucha al principio, no tanta luego, bastante últimamente por las amenazas de intervención de Estados Unidos al descubrirse que se estaban usando armas químicas) y la población se ha visto altamente afectada por la situación. Y entre la debacle se ha producido un hecho sorprendente: la producción poética en la zona ha aumentado. Los sirios se han lanzado a la poesía. Y no sólo escriben más poemas, también son poemas mucho más osados, más libres y de mayor calidad de lo que se publicaba previamente.

«Hoy existe una literatura producida en Siria que no hubiésemos ni soñado hace solo un par de años«, explica a Al-Jazeera, el medio que ha dado a conocer este boom poético, Ghada al-Atrash, una escritora sirio-canadiense e investigadora de la poesía siria. La poesía de guerra siria emplea el contexto en el que se está produciendo como material poético, de una forma visceral y literal, como un testimonio más de lo que están viviendo, y no espera a que los libros o los canales tradicionales la difundan. La poesía siria contemporánea usa las redes sociales como soporte de publicación y se difunde vía Facebook o vía lecturas públicas. 

Hasta ahora, la censura del régimen de Bashar al-Asad había impedido desarrollarse de una forma normal a la producción poética siria, como explica al medio Mohja Kahf, escritora siria y profesora en una universidad de Estados Unidos, pero con la guerra civil esas limitaciones han desaparecido. La revolución ha llegado también a la producción poética. Y mientras grandes nombres de la literatura siria, como el poeta Adonis (uno de los eternos nombres de candidatos al Nobel) no se han implicado tanto con su obra como se esperaba, en la poesía que se genera dentro del país los poetas no se han quedado en las medias tintas.

Aún así, ser escritor en Siria no es sencillo. Además de que es complicado publicar ese contenido aunque se opte por liberarlo en internet (un amplio porcentaje del país no tiene acceso a la red), los escritores y periodistas son víctimas del fuego cruzado y de los primeros en caer en la represión. El PEN Club ha hecho varios llamamientos para defender a los escritores. «En medio de tanta violencia y tantas muertes, los gobiernos tienden a olvidarse de los escritores y del papel central de la libertad de expresión. No puede haber progreso en Siria si no existe la posibilidad de hablar y debatir sin ser asesinado», apuntaba John Ralston Saul, presidente de PEN Internacional, en uno de los llamamientos del PEN. Según los datos que maneja Al-Jazeera, al menos un escritor ha muerto ya y otros dos permanecen en prisión, sin acceso a abogados.

Foto | Laineys Repertoire