dali quijote 3

Lo primero que cuentan en la visita guiada a la exposición de ilustraciones literarias de Salvador Dalí (que estará hasta el próximo 1 de mayo en Santiago de Compostela en la sede de Afundación) es que Dalí era un lector y un lector entusiasta. El pintor leía mucho y esas lecturas sirvieron como excusa, en ocasiones, para crear ilustraciones. Así, Dalí creó ilustraciones para las fábulas de La Fontain, para el Pantagruel de François Rabelais o para El Quijote de Cervantes. Con este último libro y con este último autor, explican antes de pasar a analizar esas ilustraciones en concreto (de las tres obras se pueden ver ilustraciones en la exposición), Dalí se sentía especialmente identificado.

dali el quijote

¿Qué es lo que hace las ilustraciones de Dalí sobre El Quijote diferentes? Cuando se miran a primera vista, sin tener las explicaciones de la guía como apoyo, se puede ver que el Alonso Quijano y el Sancho de Dalí recuerdan bastante a lo que se espera del personaje (incluso cuando das por hecho antes de entrar que te vas a encontrar con algo así y por tanto muy diferente). Lo cierto es que Dalí (y a partir de aquí nos remitimos a lo que la visita guiada enseñó) era un lector fiel a la lectura y fue muy fiel a lo que Cervantes dijo de sus personajes y de los hechos que narra en la obra.

Y, a pesar de ello, logró incorporar todo el universo surrealista a las ilustraciones (de hecho, si se tiene en cuenta que todo lo que le pasa al Quijote viene por confundir la realidad con los sueños se puede ver que esta relación es bastante acertada y adecuada). De hecho, para dejarnos ver muchas veces esa dualidad, Dalí introduce en primer plano la cabeza del propio Quijote, que es abierta a la mitad para mostrar lo que hay en su interior.

dali quijote 1

dali quijote 2

dali quijote