doctor zhivago

Dado que el calor no nos abandona y dado que las olas de calor se van simplemente para dejar paso a otras, para el libro de la semana de hoy hemos optado por buscar un libro que viniese del frío. Además, es uno bien cumplido (más de 600 páginas en la edición de Compactos de Anagrama), lo que lo hace perfecto para convertirlo en la lectura del verano. Podrá acompañarte de vacaciones. Hablamos de El doctor Zhivago, la novela de Boris Pasternak que narra las vicisitudes (y los dramas amorosos) del doctor Zhivago durante las primeras décadas del siglo en Rusia.

«Andaban y al andar cantaban Eterna memoria. Los pies, los caballos y el soplo del viento parecían continuar el cántico en las pausas.

Los transeúntes abrían paso al cortejo, contaban las coronas y se santiguaban. Los curiosos, metiéndose entre las filas, preguntaban:

– ¿A quién entierran?

Y les respondían:

– A Zhivago.

– ¡Ah, vaya! Entonces se entiende.

– Pero no a él.

– Da lo mismo. ¡Dios lo tenga en el cielo! Lujoso entierro.

Se sucedían los últimos minutos, contados e irrevocables».

Foto Adaptación al cine