La canción del verdugoLa canción del verdugo’ de Normal Mailer, cuenta la historia de Gary Gilmore, un hombre ejecutado en Utah en 1977 tras dos asesinatos a sangre fría. Se hizo famoso por ser la primera ejecución legal en Estados Unidos tras la reimplantación de la pena de muerte, y también por su negación a apelar la condena.

Mailer contaría su historia tres años después en este libro, a medio camino entre la novela y el reportaje, que le hizo ganar el premio Pulitzer de ficción. Se trata de, probablemente, su obra más potente: un relato magistral de la angustia, la violencia y la degradación de un hombre, pero también del circo mediático que se forma a su alrededor.

«Cierta vez, Gilmore declaró algo que Campbell no habría de olvidar.

-He matado a dos hombres -declaró- y quiero que se me ejecute conforme a lo previsto. A lo cual añadió: No quiero ninguna clase de notoriedad.

En tono enfático, dijo a Campbell que no deseaba la atención de la prensa ni la televisión, ni entrevistas con la radio ni nada de nada.

-Me siento responsable y creo que deberían ajusticiarme, eso es todo.

-Vaya, algún otro motivo tendrá para buscar la muerte – replicó el capellán- no creo que se reduzca al sentimiento de culpa.

– Sí, le seré franco – repuso Gary- ocurre, además, que llevo 18 años en la caponera, y no quiero pasar aquí ni un día más. Prefiero morir a continuar en este agujero.

A Campbell no le costó comprenderle. La iglesia mormona apoyaba, en términos generales, la pena de muerte, y Campbell lo hacía de manera resuelta. Ver a un hombre envilecerse en capilla, hacerse  día a día más amargo y mezquino consigo mismo y para con los demás, le parecía la mayor de las crueldades. El ajusticiamiento, que impedía esa degradación, era mejor para la integridad y la salud moral del reo, que ganaría pasando al mundo espiritual y esperando allí la resurrección, y con ella, una mejor oportunidad de defender la propia causa. En el mundo espiritual, la posibilidad de encontrar ayuda era mayor que la de envilecerse».