los autonautas de la cosmopistaLos autonautas de la cosmopista o Un viaje atemporal París-Marsella‘ es un peculiar libro escrito a cuatro manos por Carol Dunlop y Julio Córtazar, donde narran una  también muy peculiar experiencia: un viaje de 30 días sin salir de la autopista. Mezclando anotaciones prácticas, fotos, pensamientos filosóficos, diarios de ruta con humor, espíritu explorador, juegos y mucha ternura, construyen un libro divertido y bonito, con el que recordar que el descubrimiento de uno mismo es inseparable del descubrimiento de cualquier territorio (aunque este sea parkinglandia).

«Ocho días ya en la autopista.

No: justamente la autopista es lo que falta, para nosotros no es más que un rumor a la distintacia que la costumbre reduce de día en día, que hemos asimilado sin esfuerzo al agradable resonar del mar Caribe en Martinica o Guadalupe. Es cierto, no hay que dejarse llevar tan mecánicamente por una escala de valores estéticos (el sonido del mar es mil veces más hermoso que el de una autopista, etc.): a ojos cerrados, las equivalencias pueden llegar a ser hasta inquietantes. Camiones-olas, rompientes-motores… Hay en todo caso los mismos intervalos de silencio, la aproximación y el crecendo del nuevo estallido, ese diástole y sístole de un volumen sonoro ondulante, respirante, a veces insoportable como lo hemos conocido en las playas martiniquesas o en los paraderos.

Así, como cada vez parece más claro, nuestra expedición es ante y sobre todo un cabotaje de este archipielago de parkings. Jamás lo hubiéramos creído antes, porque en el recuerdo de los viajes usuales la autopista era señora y señera. Poco a poco nos convencemos agradablemente de que nuestra expedición deriva, como la de Colón, hacia un resultado totalmente distinto del esperado. El Almirante buscaba las Indias y nosotros Marsella; él encontró Las Antillas y nosotros Parkinglandia.»