Marcas de nacimientoDe ‘Marcas de nacimiento‘ ya hablamos aquí largo y tendido, porque fue uno de los libros que más nos gustaron en estos últimos años. Se trata de una novela de Nancy Huston que funciona como un puzzle, y en la que cada pequeño detalle es una pista para seguir la trama principal: un secreto familiar cuyas consecuencias se extienden por cuatro generaciones consecutivas.

«Lo que sí sé es que nunca volveré a dibujar gente sin estómago. La primavera pasada traje a casa un montón de dibujos del parvulario, estaba muy orgulloso de ellos, pero cuando se lo enseñé a mamá me dijo: «Pero Randall, ¿dónde están los estómagos? ¡se te ha olvidado dibujar los estómagos!», y yo miré los dibujos y vi que tenía razón, los brazos y las piernas de todo el mundo brotaban directamente de la cabeza, así que a la semana siguiente hice otra remesa de dibujos y el viernes se los llevé a casa, pero justo cuando iba a sacarlos de la mochila caí en la cuenta: «¡Ay, no! ¡Se me ha vuelto a olvidar dibujar los estómagos!» No podía creer que hubiera cometido exactamente el mismo error. Estaba muy decepcionado conmigo mismo y ni siquiera se los enseñé a mamá porque temí que pensara que soy estúpido.

No es que tus padres no te quieran tal y como eres, es que cuando eres pequeño tienes un montón de cosas que aprender y tal vez (solo tal vez) cuanto más aprendas más te quieran y quizá cuando llegues a casa con un título universitario no tengas que volver a preocuparte del asunto.»