Mi querido MijaelAmos Oz es uno de los autores más populares de la narrativa hebrea contemporánea. El escritor recibió en 2007 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, lo que lo hizo especialmente conocido en España. Mi querido Mijael fue una de sus primeras novelas, publicada en los 60, en la que narra la historia de Jana, una estudiante universitaria que se casa con Mijael Gonem, un geólogo al que conoce en la universidad. Tienen un hijo, viven en un apartamento minúsculo en Jerusalén y Jana es infeliz. Mijael es aburrido y sistemático y Jana se ahoga en su pequeña existencia burguesa.

La novela tiene además mucho – podéis leer luego Una historia de amor y oscuridad, la biografía novelada de la infancia del escritor –  de la historia de los padres de Amos Oz, Yehuda Klausner y Fania Mussman. Fania, la madre, era una mujer culta y sensible, que no consiguió encajar en su nueva vida como esposa y madre en el Jerusalén de los años 40-50.

«Escribo porque las personas a las que amaba han muerto. Escribo porque cuando era niña tenía una gran capacidad de amar y ahora esa capacidad de amar está muriendo. No quiero morir.

Soy una mujer casada de treinta años. Mi marido es el señor Mijael Gonen, un hombre afable, geólogo. Yo lo amaba. Nos conocimos en el edificio Terra Sancta hace diez años. Yo asistía de oyente a la Universidad Hebrea cuando aún impartían las clases en el Terra Sancta.

Nos conocimos así:

Un día de invierno,a las siete de la mañana, yo iba por las escaleras. Un joven desconocido me agarró del codo. Su mano era grande y fuerte. Vi unos dedos cortos con las uñas planas, unos dedos pálidos con pelos negros en los nudillos. Se apresuró a evitar mi caída. Me apoyé en su brazo hasta que cesó el dolor.»