usos amorosos de la postguerra española‘Usos amorosos de la postguerra española’ de Carmen Martín Gaite, es un ensayo que trata sobre lo que el título indica: cómo eran las relaciones sentimentales entre hombres y mujeres (y por qué eran así). Para ello, la autora indagó en consultorios sentimentales, revistas del corazón y discursos políticos, reconstruyendo la condición general de la mujer en la época y como afectaba a sus experiencias de amor y noviazgo. Bastante oscuro -porque uno supone que realmente se vivía así-, pero muy interesante.

«Se trataba, en definitiva, del afán por dejar huella en alguien para siempre. Y sobre todo en el hombre difícil, impenetrable, despedazado por algún tormento o conflicto. En una palabra, en el hombre interesante. Ya dijimos al hablar de la soltería femenina que la muchacha «rara» o con complejos no solía ser cebo erótico, aunque la acompañara un físico agraciado era un tipo que no interesaba a los hombres, vivía incomunicada. El hombre difícil y desconcertante también podía vivir aislado, pero en seguida se daba cuenta de que  aquella actitud interesaba a las mujeres, deseosa de interpretarla. El prototipo, para muchas jovencitas de posguerra, era el de Lawrence Olivier en ‘Rebeca’, una de las primeras y más exitosas película «de complejos» que se vieron en nuestras pantallas. A lo largo de toda la cinta, la tarea angustiosa de Joan Fontaine, una tímida señorita de compañía convertida de la noche a la mañana en esposa de aquel hombre tan esquinado y aparentemente rudo, era la de descifrar su complejidad a base de aguante y dulzura».