Parece el sueño de cualquier lector entusiasta: en lugar de tener que dejar la biblioteca en cuanto llega la hora del cierre, te puedes quedar todo lo que quieras porque te quedas a dormir en la biblioteca. La idea, disponible en acciones especiales en algunas bibliotecas y para quienes vivían en el pasado en las propias bibliotecas (como ocurría en Nueva York), es una propuesta muy seductora. En una biblioteca de Gales es, desde principios del siglo XX, uno más de los servicios que ofrecen. 

La Gladstone’s Library está en Hawarden, un pequeño pueblecito galés cercano a la ciudad de Chester.  En 1895 nació como biblioteca y, desde 1904, ofrece a los lectores la posibilidad de quedarse a dormir en el establecimiento. 

Es, como explican en su propia web, la única biblioteca residencial que hay en todo Reino Unido. Entre sus usuarios, como recogen en Actualitté, hay “investigadores, universitarios y miembros del clero que vienen a consultar la colección”. A los viajeros, explica Amy Sumner, la responsable de marketing de la biblioteca, les gusta poder quedarse en un “lugar especial y un poco diferente”. 

Lo interesante no es solo que puedas dormir en una biblioteca, sino que además hacerlo te da un uso especial de la misma. Como explican en su web, además de poder acceder a los libros durante las horas de apertura de la biblioteca, te los puedes llevar a tu habitación. Además, los residentes en la biblioteca tienen una sala, la Gladstone Room, para leer, “jugar al ajedrez, hablar, trabajar, jugar con un juego de mesa o disfrutar una bebida antes o después de la cena”.

La biblioteca funciona en modelo bed&breakfast, así que también te dan de desayunar por las mañanas. Los precios de las habitaciones (hay más o menos una veintena) empiezan en las 69 libras esterlinas (ahora mismo unos 77 euros) y algunas de ellas tienen baño compartido.  

Fotografías Web oficial de la biblioteca y Gladstone’s Library

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...