Juego de Tronos

Los lectores de Canción de hielo y fuego viven con un temor constante: ¿qué pasará si a George R.R. Martin le pasa algo y no consigue escribir el final de la serie? A ellos se suman ahora los seguidores de la adaptación televisiva, preocupados por el final de Juego de Tronos y por lo lento que escribe el autor. El primer libro se publicó en 1996, aunque Martin había comenzado a escribirlo en 1991, y aún quedan dos historias por publicarThe Winds of Winter, Los vientos del invierno, y A Dream of Spring, Un sueño de primavera, para las que no hay fechas de publicación (ni siquiera se sabe cómo avanza su escritura).

Martin ya ha dejado claro a sus lectores que no quiere presiones (y ha amenazado con abandonar la escritura si no lo dejan en paz), pero dado que hay una adaptación televisiva (millonaria) en marcha el avance de la trama ya no es cosa solo literaria. Especialmente cuando los productores televisivos avanzan más rápido que el autor y el momento en el que lo llevado a televisión y lo publicado converjan se acerca peligrosamente. ¿Llegará antes el final de Juego de Tronos, la versión de la tele, que la de Canción de hielo y fuego, la heptalogía de novelas? 

Por el momento no hay respuesta a eso, aunque pase lo que pase los encargados de la serie ya saben el final de las luchas de poder para hacerse con el trono de Westeros. Así lo han confesado a la revista Vanity Fair: George R.R. Martin ya les ha contado el final de la historia. «Puedo decirles a grandes rasgos lo que espero escribir, pero aún no están listos los detalles», deja claro sin embargo George R. R. Martin.

Como explica David Benioff, uno de los co-creadores de la serie a la revista, se tomaron una semana para sentarse con Martin en su casa de Santa Fe y escuchar sus planes con respecto a cada personaje. Como la adaptación televisiva elimina y modifica cosas, los responsables de la serie no querían cargarse nada que realmente importase cuando llegase el punto final de Juego de Tronos. «Si sabes como acaba, puedes abonar el terreno para ello», apunta. «Y por eso queríamos saber como termina todo».

Los demás, sin embargo, tendrán que seguir esperando.