Ramón Pérez de Ayala y su mujerCuando se estudia en el instituto, Ramón Pérez de Ayala es uno de sus autores que aparecen en medio de los grandes temas que debes estudiar (porque son casi pregunta segura del examen) y a los que no se les presta mucha atención porque es poco probable que entren. Así que lo ‘a memorizar’ sobre el escritor es poco: básicamente que es el autor de A.M.D.G, una novela crítica con la educación que recibían los niños que eran educados por los jesuitas y que fue muy polémica en su momento. Y poco más. Pérez de Ayala es uno de esos escritores que fueron populares a principios del siglo XX y que ahora han caído ligeramente en el olvido. Aunque últimamente el escritor asturiano está de vuelta a las páginas de cultura de los grandes diarios gracias a la reedición de una parte poco conocida de su obra.

La Colección Obra Fundamental, editada por Fundación Banco Santander, ha recuperado en Viajes. Crónicas e Impresiones las crónicas de viajes escritas por el escritor durante sus viajes por Inglaterra, Italia, Estados Unidos, Argentina, Perú, Chile y Bolivia.

Corresponsal de guerra para La Prensa de Buenos Aires en frente italiano, 1916

El libro «rescata textos, hoy  olvidados, de uno de los escritores más universales de nuestro siglo XX», explicaba en la nota de prensa de presentación el catedrático (y experto en la obra de Pérez de Ayala) Andrés Amorós, y «transmite impresiones muy personales de sus diversos viajes que, como miembro de la generación de 14, Ayala concibe como una aventura del conocimiento, que va unida a la educación: quiere darnos lo que sea ejemplar y provechoso para España«, añadía.

El libro está ordenado de forma cronológica y abarca los escritos de entre 1907 y 1954 del autor. Algunas eran inéditas y otras fueron publicadas en su momento, como las crónicas que el autor escribió desde el frente  italiano durante la I Guerra Mundial. 

El resto de los libros de Pérez de Ayala no son igualmente accesibles. Algunos están publicados en la colección Letras Hispánicas de Editorial Castalia (esa colección de tapas negras en la que es tan fácil encontrarse a los clásicos) y el resto solo pueden encontrarse en bibliotecas.

Fotografías | Cortesía Fundación Santander

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...