Martha Gellhorn

En el verano de 1936, Martha Gellhorn era una chica joven y ambiciosa que estaba intentando encontrar su posición en el mundo, especialmente como escritora. Pero ser escritora no es nada sencillo, porque no basta con el interés o con tener una buena idea… también hay que escribirla. Además, Gellhorn estaba buscando un trabajo emocionante  y no sabía muy bien qué hacer con su vida, así que cogió, cruzó el Atlántico y se fue a Londres, invitada por H. G. Wells. El escritor de ciencia ficción y ella tenían una extraña relación, con una correspondencia subida de tono aunque no eran realmente amantes.

Wells le había conseguido un contrato con un editor y ella se encontró en julio del 36 en su casa, como nos explica Amanda Vaill en Hotel Florida: Verdad, amor y muerte en la Guerra Civil. H. G. Wells era entonces amante de Moura Budberg, así que la relación entre él y Martha Gellhorn no pasó más allá de las cartas… y de lo literario. Como Martha Gellhorn tenía que entregar un libro y Wells estaba convencido de su potencial como autora, decidió imponerle una rutina de trabajo. La rutina literaria que H.G. Wells creó para Martha Gellhorn no era una de esas extrañas costumbres de escritores que necesitan cosas de lo más extrañas para inspirarse, sino una adaptación de las rutinas diarias de Wells que eran, por cierto, de lo más normalitas.

H.G. Wells obligaba a Martha Gellhorn a levantarse a las 8 de la mañana para desayunar con los demás y la empujaba a encerrarse a escribir durante las horas siguientes. ¿Funcionó esta rutina para Martha Gellhorn? Lo cierto es que sí y no. Para ella, la rutina era un horror porque no trabajaba de esa manera y además se sentía enfadada con Wells por imponerle algo así (y si os estáis preguntando las razones por las que no lo mandó a paseo pensad que le debía un contrato ventajoso y además estaba alojada a cuerpo de rey en una lujosa mansión londinense gracias a él). Pero, por otra parte, el día en el que decidió seguirla (aunque fuese solo por darle en la cara a H.G. Wells con su trabajo) creó una historia sobre un linchamiento en el sur de Estados Unidos que sería uno de los textos que le darían el salto a la fama.

Foto Martha Gellhorn, con Hemingway / Wikipedia