Mark twain

Este pasado fin de semana habría sido el cumpleaños de Mark Twain (o más bien de Samuel Langhorne Clemens), si fuera como Matusalén y hubiese llegado a los 178 años. Como el sábado estábamos de picos pardos, atrasamos nuestro pequeño homenaje hasta hoy, porque de lo que no cabe duda es de que este escritor bien lo merece.

Y es que se trata de un autor polifacético y agudo como pocos, que tanto escribe una novela juvenil como unas memorias, un libro de viajes como una «gran novela americana«. Pero lo que más nos gusta de Twain es su ironía, su ingenio, y su manera de reflexionar.

Prueba de esa visión divertida y sarcástica del mundo son estas 15 citas que se le atribuyen (entre otras muchas y brillantes)

  • Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar.
  • El banquero es un señor que nos presta el paraguas cuando hay sol y nos lo exige cuando empieza a llover.
  • ¿Qué serían los hombres sin mujeres? Pocos, muy pocos.
  • Lector, supón que eres idiota y supón que eres miembro del congreso. Perdón por la redundancia.
  • El hombre que no lee buenos libros no tiene ninguna ventaja sobre el hombre que no los puede leer.
  • La costumbre de ahorrar es magnífica, especialmente cuando lo hacen los padres.
  • Los radicales inventan las opiniones. Cuando están gastadas los conservadores las adoptan.
  • Es por la gracia de Dios que en nuestro país tenemos estas tres cosas preciosas: libertad de expresión, libertad de conciencia y la prudencia de nunca practicarlas.
  • Cuanto más conozco a la gente, más me gusta mi perro.
  • El hombre es la criatura que Dios hizo al final de una semana de trabajo, cuando ya estaba cansado.
  • Nada precisa de ser reformado tanto como las costumbres ajenas.
  • Se puede andar con una pistola cargada, se puede andar con una pistola descargada; pero no se puede andar con una pistola que no se sabe si está cargada o descargada
  • Una mentira puede viajar por medio mundo mientras la verdad está poniéndose los zapatos.
  • La nación está dividida, mitad patriotas mitad traidores, y nadie puede diferenciarlos.
  • Di siempre la verdad, así no tendrás que recordar lo que has dicho.

 Y de bonus track, una sobre los clásicos de la literatura: «Un clásico es algo que todo el mundo querría haber leído y nadie quiere leer».