david foster wallace

Cuando uno piensa en los libros favoritos de David Foster Wallace, autor de la ilegible pero celebrada novela ‘La broma infinita’, uno espera cierta densidad. Por eso sorprende tanto ver la lista de 10 libros imprescindibles que le pasó a Peder Zane (ya sabéis, el autor de ‘The top ten‘ en el que un montón de escritores escogían sus libros favoritos y mezclando todos los datos salían los 10 mejores libros de la historia). En ella encontramos muchos thrillers, ciencia ficción y novelas de terror mainstream, lo que hizo preguntarse al propio Zane si Foster Wallace no le estaría tomando el pelo.

Son los siguientes libros:

  1. Cartas del diablo a su sobrino – C.S. Lewis
  2. La danza de la muerta – Stephen King
  3. El dragón rojo – Thomas Harris
  4. La delgada línea roja – James Jones
  5. Miedo a volar – Erica Jong
  6. El silencio de los corderos – Thomas Harris
  7. Forastero en tierra extraña -Robert A. Heinlein
  8. Pasma – Ed McBain
  9. Alligator – Shelley Katz
  10. Pánico nuclear – Tom Clancy

Pero en realidad, puede que esto sea bastante David Foster Wallace. No en vano se trata de un escritor que leyó libros todo a lo ancho del especto cultural (sería claramente un integrado y no un apocalíptico, en palabras de Umberto Eco), y de hecho, en sus clases de análisis literario, mandaba a sus alumnos leer libros de Thomas Harris, C.S.Lewis o Stephen King.

Ahora bien, en una entrevista anterior (de 1996) en Salon, el autor americano afirmaba: «Algunas de las cosas que más me llaman: La oración fúnebre de Socrates, la poesía de John Donne, la poesía de Richard Crashaw, de vez en cuando un poco de Shakespeare, aunque no demasiado a menudo, las cosas breves de Keats, Schopenhauer, ‘Principios de filosofía’ y ‘Discurso del método’ de Descartes, ‘Prolegómenos a toda metafísica futura’ de Kant, aunque las traducciones son todas terribles, ‘Las variedades de la experiencia religiosa’ de William James, El Tractatus de Wittgenstein, ‘Retrato del artista adolescente’ de Joyce, Hemingway – sobre todo ‘En nuestro tiempo’-, Flannery O’Connor, Cormac McCarthy, Don DeLillo, A.S. Byatt, Cynthia Ozick – los relatos, especialmente uno llamado ‘Levitación’-, un 25% de Pynchon. Donald Barthelme, especialmente un relato llamado ‘El globo’, que fue la primera cosa que leí que me hizo querer ser escritor. Tobias Wolff, lo mejor de Raymond Carver -lo realmente famoso-. Steimbeck cuando no trata de llamar la atención, un 35% de Stephen Crane. ‘Mobydick’, ‘El gran Gatsby’.

Algo que se asemeja más a lo que esperaríamos de él.