Sylvia Plath es una de las poetisas más populares del siglo XX, gracias a la calidad de su obra y gracias también (lo que debería ser menos importante) a su vida privada. Plath se casó con  Ted Hughes, un poeta británico con el que no fue muy feliz. Tuvieron dos hijos, que eran dos niños pequeños cuando su madre se suicidó en la cocina de la casa. Plath había sufrido toda su vida de depresión (de hecho, la autora era una de los escritores con trastorno bipolar) y el fracaso de su matrimonio no ayudó. Hughes ha sido considerado desde entonces por los fans más entregados de la escritora una mala persona (a pesar de que eso es posiblemente demasiado simplista; el hecho de que la mujer por la que abandonó a Sylvia Plath, Assia Wevill también acabará cometiendo suicidio – matando antes a la hija de ambos, Schura – no hizo más que añadir capas a la leyenda negra del escritor).

Pero aunque la vida de Plath es lo que suele ocupar textos y textos sobre la escritora (y películas), lo cierto es que lo importante es su obra. A pesar de escribir una novela o dejar cuadernos de dibujo que ahora ven la luz, Plath era sobre todo poetisa. Y escuchar a una autora leyendo su propia obra es muy interesante. Gracias a internet, ahora puede hacerse con la obra de Plath.

Una grabación de la voz de la escritora leyendo The Colossus and Other Poems está ya en YouTube, gracias a unas grabaciones que se hicieron en los años 50 (comercializar la voz de los autores leyendo sus propias obras era bastante habitual).

Vía OpenCulture