Marcel ProustSupongo que debe ser de lo mejor que hay. Alguien te dice que tu libro es impublicable, que no le gustará a nadie, y luego va y se convierte en un best-seller. No hay mejor venganza que el éxito, o eso dicen. Muchos de los escritores icónicos, fueron rechazados, cuando no menospreciados, una y otra vez. Muchos de los libros más vendidos de las historia fueron dejados de lado sin ningún tipo de miramiento.

¿La moraleja? Digan lo que digan, tú síguelo intentando. Aprende de estos 10 escritores famosos.

1. Stephen King

Recibió docenas de cartas de rechazo para su primera novela ‘Carrie’, que Stephen King iba clavando ordenadamente en el corcho de su habitación (Vale, esto parece un poco de tarado). ¿Qué decían las cartas? Cosas de este estilo: “No estamos interesados en la ciencia ficción que trata de utopías negativas. No venden”.

2. William Golding

‘El señor de las moscas’ fue rechazado al menos por 20 editoriales diferentes, y las explicaciones que le daban podrían desmoralizar a cualquiera: “una fantasía absurda y sin ningún interés, una estupidez insípida”

3. John Le Carré

Tras leer el original de la primera novela de Le Carré, ‘El espía que surgió del frío’ un editor le mandó una nota a un colega: “Bienvenido a Le Carré – no tiene  ningún futuro”.

4. Anna Frank

Según un editor, ‘El diario de Anna Frank’ no tenía ningún interés: “La chica no tiene, según me parece, una sensibilidad especial que eleve este libro por encima del nivel de curiosidades”. De la misma opinión fueron otras 15 casas editoriales.

5.  J.K. Rowling

‘Harry Potter y la piedra filosofal’ fue rechazada por decenas de editoriales, entre las que destacan algunas grandes como Penguin y HarperCollins. Finalmente lo publicó una pequeña editorial londinense Bloomsbury, pero solo porque la hija de 8 años del editor se lo rogó encarecidamente.

6. George Orwell

En una carta de rachazo de ‘Rebelión en la granja’ le explicaron: “no es posible vender historias sobre animales en Estados Unidos”.

7. Vladimir Nabokov

Uno entiende que ‘Lolita’ podía parecer un poco perturbadora, ¿pero se merecía estas palabras? “Abrumadoramente nauseabunda, incluso para un freudiano confeso. Un cruce inestable entre horrorosa realidad e improbable fantasía, que aveces se convierte en una pesadilla neurótica… Recomiendo que se entierre bajo una piedra durante miles de años”.

8. Sylvia Plath

Según un editor su habilidad como poeta no era ningún maravilla: “Está claro que no hay suficiente talento como para que nosotros podamos apreciarlo”.

9. Rudyard Kipling

“Lo siento, señor Kipling. Pero es solo que usted no sabe cómo usar la lengua inglesa”, eso le espetaron desde un periódico de San Francisco al que había enviado uno de sus relatos.

10. Marcel Proust

‘En busca del tiempo perdido’ fue una tediosa lectura para algún que otro editor: “Querido amigo, quizá yo esté muerto de cabeza para arriba, pero por mucho que me devano los sesos no puedo entender porque alguien podría necesitar 30 páginas para describir cómo se da la vuelta en la cama antes de quedarse dormido”.

Vía | Examiner

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...