4298001041_75e3ff9c99_z

Uno de los puntos del retópata 2016 es el de leer un libro escrito por un autor de tu ciudad, lo que permite conocer el talento literario más cercano y que sirve también para que te pases una buena tarde estrujándote el cerebro para encontrar a quien leer. Sí, siempre hay un nombre que viene rápidamente a la cabeza y que es el de ese gran talento literario al que le dedican calles, plazas y todo lo que suele ir en ese lote, pero cuando se intenta ir más allá y ampliar la lista de referencias se suele vivir un cierto momento de vacío mental. ¿Quiénes son los escritores de mi ciudad? El siguiente paso es el buscador de turno y el pasarse un rato en la Wikipedia buscando personajes célebres de tu localidad (lo que al final siempre lleva a ciertas sorpresas).

Y, como yo acabo de hacer justamente esto y acabo de dedicar mi tiempo a buscar escritores de Santiago de Compostela, he decidido compartir mis resultados (¡seguro que no soy la única persona de Santiago que está haciendo el reto de lectura!). Ligados a Santiago de Compostela hay muchos más escritores, aunque no han nacido en la ciudad. Valle Inclán murió en Santiago y está enterrado aquí, pero en realidad nació en Vilanova de Arousa o en Pobra do Caramiñal (es uno de esos datos polémicos), y Torrente Ballester tiene en la ciudad una fundación, pero es de Ferrol. Camilo José Cela, el premio Nobel que está de aniversario este año, es de Iria Flavia, a unos cuantos kilómetros.

Rosalía de Castro

Es la escritora gallega más popular (seguramente) y es de Santiago. No nació en la zona histórica de la ciudad, sino en lo que hoy es la conocida como zona nueva, más o menos por lo que hoy es la Plaza de Vigo y un montón de edificios de los 70/80. Su madre no estaba casada con su padre (era cura), así que la recién nacida acabó en la inclusa. Fue recuperada días después por una de las criadas de la familia y Rosalía de Castro no acabó corriendo la suerte de los niños olvidados. El resto de la historia ya todos la sabemos.

Aurelio Aguirre

Aurelio Aguirre era poeta (en castellano en este caso) y es una de esas figuras altamente románticas (el mito es que se suicidó, pero los expertos modernos no lo tienen tan claro y apuntan a que quizás se ahogó sin buscarlo). Hace no mucho se publicó un libro con su obra poética y recuperando su biografía.

Antonio López Ferreiro

Seguimos en el XIX, aunque con escritor con vida menos emocionante. En este caso tenemos a un sacerdote que fue historiador y que usó el acceso privilegiado que tenía a los archivos históricos de la catedral para escribir novelas históricas (las primeras en gallego).

Suso de Toro

Entramos ya en la edad moderna. Suso de Toro es periodista y escritor en lengua gallega y sus novelas son bastante populares. Ha ganado varios premios literarios en los últimos años y al menos una de sus novelas ha sido llevada al cine.

Inma López Silva

Otra escritora contemporánea. Uno de sus libros, New York, New York, está dentro de los que más disfruté leyendo en gallego en los últimos años (y está traducido al castellano, por si alguien quiere usarlo para el punto de lectura de libros en lenguas cooficiales y no habla gallego).

María Francisca de Isla y Losada (pero no su hermano)

Incluir a María Francisca de Isla y Losada tiene más de reivindicativo que de útil, lo sé, porque es una de esas escritoras que quemaron su obra en algún momento de su vida y de la que poco ha sobrevivido. Sin embargo, la biografía de esta escritora bien merece ser recuperada (y lo poco que ha sobrevivido de ella está en la única biografía que le han dedicado, María Francisca de Isla y Losada (1734 – 1808). Una conexión literaria en la Compostela de la Ilustración, de Carlos García Cortés). Más allá de ser la hermana del Padre Isla (escritor del XVIII, no nacido en Santiago y autor de Fray Gerundio de Campazas), ella misma era autora y una mujer muy capacitada. Se hizo popular (apareciendo en los periódicos de la época) por ser capaz de dictar 12 cartas a la vez.

¿Están en esta lista todos los que son? No, claro que no, las listas totales son siempre imposibles, así que invitamos a santiagueses literarios a dejar sus comentarios.

Foto Contando Estrelas