Cómo sobrevivir al bloqueo del escritor (según los escritores)

Uno de los principales temores de los autores es caer en el llamado bloqueo del escritor, una ‘enfermedad’ que hace que no sean capaces de avanzar ni una sola línea. Pero este mal tiene solución y los propios escritores tienen herramientas para acabar con ello: estas son las soluciones de cómo sobrevivir al bloqueo del escritor (según los escritores).

Maya Angelou apuesta por sentarse a escribir, aunque sea una frase inconexa, porque algo acabará saliendo.

«Lo que hago es intentar escribir. Puede que escriba durante dos semanas ‘el gato sentado en la alfombra, es lo que es, no una rata’. Y puede que sea solo la cosa más aburrida y penosa. Pero lo intento».

Ray Bradbury  no creía exactamente en el bloqueo del escritor. Él decía que escribía porque era lo que le impulsaba a hacerlo. Es decir, era feliz escribiendo.

«Si tienes bloqueo del escritor, puedes curarte si esa tarde dejas lo que sea que estás escribiendo y haces otra cosa. Has escogido el tema equivocado».

Margaret Drabble,  la hemana de A.S. Byatt y la autora de La piedra de moler, opta por simplemente eliminar todas las distracciones:

«Antes de embarcarme en un trabajo creativo o en un ensayo largo, necesito saber que estoy sola y por la mañana voy directa desde la cama hasta mi máquina (después del café) sin hablarle a nadie y estoy ahí al menos dos horas».

Cuando no consigue trabajar así opta por dar una caminata, porque andar lo cura todo.

Mark Twain creía en la microoganización. De hecho su consejo se parece mucho a lo que siempre recomiendan en los artículos de autoayuda para ser eficiente y productivo en el trabajo.

«El secreto para empezar (a escribir) es romper tus tareas complejas y sobrecogedoras en tareas más pequeñas y manejables y después empezar por la primera».

Jonathan Frazen se toma muy en serio el bloqueo del escritor y está convencido de que quiere decirle algo.

«En mi experiencia, sucede cuando estoy intentando escribir algo para lo que no estoy listo o que no quiero realmente escribir. Y no hay manera de descubrir que no estoy listo o que no quiero excepto intentándolo y fracasando».

Con información de PSMag, Flavorwire, Gotham Writers,

Foto  Drew Coffman