No sabemos si esto es una aberración (¡destrozan libros para ello!) o el sueño de cualquier fan de la literatura: los siguientes muebles son especiales. Son muebles hechos con libros. Todos ellos son ideas fascinantes y muy sorprendentes, que suele además permitir el reciclaje. ¿Debería ser el destino de los muebles que ya nadie lee convertirse en estas impresionantes ideas?

1. Cabecero de cama forrado con páginas de libros

cabecero forrado con libros

No tenemos muy claro si esto es un sacrilegio o una idea que todo el mundo debería copiar. Este cabecero de cama tiene un cierto aire vintage, gracias a la parte superior decolorida y a las páginas de libros retro que le han pegado. Al menos, en las noches de insomnio, te aseguras tener algo a mano para leer.

2. Banquito hecho con libros usados

banquito de libros

¿Quién un banquito para sentarse con un tapizado aburrido cuando, en vez del clásico acolchado, puede tener una colección de libros usados? Nos preguntamos si será realemente cómodo. Es obra de Laura Cahill, una diseñadora que descubrió que los libros usados son uno de los materiales más desechados y menos queridos para reutilizar.

3. Mesita de noche con libros

mesita de noche

Este es el equivalente pro a cuando no tienes tiempo (o dinero) para a ir a Ikea a comprar una estantería y apuestas por dejar los libros amontonados por el suelo, rollo bohemio (aunque bohemio-chic-literario, ciertamente). Esta mesita de noche está hecha con una tabla y unos cuantos libros.

4. Mostrador de librería / biblioteca

mostrador

Este mostrador es impresionante y es real. Está en la universidad de Deft y usaron libros viejos, revistas y otros escritos caducados ya para crearlo.

5. Silla con libros

silla

Lo bueno de esta silla es que, en realidad, los libros no tienen que ser asesinados para crearla. Solo tienes que añadir a un sillón capacidad de almacenamiento y llenarla de libros. (Lo amamos, sin duda)

6. Y sillón hecho con libros

sillon

Lo mejor de todo es que parece tremendamente cómodo.

7. Jarrones hechos con libros

jarrones

Otro trabajo de Laura Cahill. Corta los libros y los trabaja para que sean a prueba de agua (y puedan guardar las flores). Están hechos además con libros de segunda mano comprados en tiendas de viejo.  «Descubrí que el pegamento de los libros viejos hace que sean muy difíciles de reciclar», explica.  Y ya que no pueden ser convertidos en libros nuevos… se convierten en fascinantes jarrones.

8. Bañera forrada en libros

bañera

En este caso es el proyecto de una artista, Vanessa Mancini, una instalación llamada Baño de Conocimiento que aprovecha una bañera antigua (de las geniales con patas) y le da una capa de conocimiento literario.

Ideas y fotos vía Mentalfloss, BoingBoing, Inhabitat, Dezeen, Oddee