Una imagen de un balón de fútbol
Un balón de fútbol cualquiera

¿Usamos en Librópatas cualquier ocasión para leer y para hacer listas de libros? No lo dudéis. Cualquier excusa es buena para leer más y para descubrir nuevos libros y nuevas voces literarias. Las grandes competiciones deportivas o los grandes eventos como el festival de Eurovisión (hicimos listas de libros para Eurovisión en el pasado y en más de una ocasión)  ayudan a crear listas de países que muchas veces se salen de nuestros hábitos de lectura habituales y, por ello, nos permiten explorar literaturas que no solemos leer mucho.

Como hace unos días arrancó la Eurocopa, el campeonato de fútbol que tendría que haberse celebrado el año pasado pero que tuvo que ser cancelado por culpa de la pandemia del coronavirus. Cuando vimos las clásicas listas de grupos de selecciones que participan vimos rápidamente una oportunidad: es una excusa perfecta para hacer una lista de lecturas. Un libro por cada país participante (vale, Reino Unido no participa como país-país sino con selecciones de cada una de sus regiones participantes, cada una tendrá su libro).

No hemos elegido el mejor libro por cada país ni el más popular. Es una elección de lo más subjetiva –aunque añadimos alguna que otra explicación al por qué– que podéis completar con vuestras propias propuestas en los comentarios. Lo único que hemos intentado es que los libros sean fáciles de encontrar en castellano.

Italia: La amiga estupenda, de Elena Ferrante

Es EL libro de la literatura italiana de lo que llevamos de siglo XXI, el que se ha convertido en el gran acontecimiento y en el que todo el mundo conoce. En la redacción confesamos que aún no lo hemos leído. ¿Será la Eurocopa nuestra excusa para hacerlo?

Rusia: ¿De quién es la culpa?, de Sofia Tolstaia

Esta novela fue recuperada hace unos años y Xordica la tradujo al castellano el año pasado. La sonata a Kreutzer de Tolstoi se ha visto como un roman-à-clef de sus relaciones matrimoniales. Sofía Tolstaia, su esposa, escribió su propia versión de la historia.

Turquía: Madona con abrigo de piel, de Sabahattin Ali

Novela de persona que llega al Berlín de los años 20 debería ser considerado un subgénero literario más. Novela de escritor del pasado olvidado recuperada ahora y convertida en bombazo debería ser otro. Un joven turco llega al Berlín de los años 20 para mejorar sus conocimientos en jabones, el negocio familiar, pero descubre la vida literaria y cultural del Berlín de la República de Weimar. Ali vivió también en esa Alemania. La novela fue recuperada en los 90 y desde entonces ha sido un éxito de ventas.

Gales: Poesía completa, de Dylan Thomas

Murió de forma dramática en Nueva York, lo que casi se espera del tópico poeta maldito. Tuvo una vida de esas que aman quienes escriben biografías (hay un biopic – bastante malo – de hace unos años sobre su triángulo amoroso). Es, posiblemente, el poeta más popular fuera de Gales.

Bélgica: Los nombres epicenos, de Amélie Nothomb

Vale, confesamos que creíamos que Nothomb era más francesa que las baguettes y los croissants. En realidad, es una escritora belga. Es posiblemente una de las escritoras de lengua francesa más populares y más ampliamente traducidas. Su última novela publicada en castellano es Los nombres epicenos.

Suiza: Heidi, de Johanna Spyri

Si piensas en Suiza, lo más probable es que acabes pensando en Heidi y Pedro en medio de las montañas. La serie de dibujos estaba basada en la novela de Johanna Spyri, uno de los grandes éxitos del XIX y uno de los clásicos recurrentes en literatura infantil.

Dinamarca: Cuentos de Hans Christian Andersen

Hay muchas ediciones de sus cuentos, aunque nuestro objetivo no es tanto leer una de esas versiones purgadas tras décadas y décadas que se publican para niños como volver a los textos originales (hay una edición de Libros del Zorro Rojo, ¿será la acertada?).

Finlandia:  Purga, de Sofi Oksanen

Fue una de las novelas sensación de hace unos años, cuando estaba un poco por todas partes y todo el mundo parecía estar hablando de ella. Pasado el momento de boom, podemos recuperarla de entre los libros de fondo.

Austria: Mi maravillosa librería, de Petra Hartlieb

¿Un libro sobre una librería? Lo leeremos sin dudarlo. Hartlieb cuenta su propia historia: hace unos años decidió comprar una librería de barrio en su ciudad cuando supo que cerraba, pero ¿cómo ser librera y cómo vender libros en los tiempos que corren? Aunque sigue teniendo ese aire librera como profesión soñada que los librópatas siempre buscamos, no cae en el falso optimismo.

Holanda: La cena, de Herman Koch

Otro de esos libros del año recurrentes en las listas de lecturas de hace algunos años. Se vendía entonces como una sátira sobre la burguesía. Dos parejas acomodadas cenan en un restaurante de moda, pero la cena no es un encuentro social sino para decidir qué hacen con sus violentos hijos adolescentes.

Macedonia del Norte: La hermana de Freud, de Goce Smilevski

Publicado hace unos años, fue galardonado con el Premio de Literatura de la Unión Europa. Freud consiguió escapar, prácticamente en el último momento, de Austria, antes de que cayese bajo el control nazi. Su familia no tuvo tanta suerte. La novela sigue los pasos de su hermana Adolphine.

Ucrania: Moscoviada, de Yuri Andrujovich

No ha sido fácil encontrar qué incluir en este punto (aunque sí encontramos un muy interesante artículo de El País sobre cómo el conflicto entre Ucrania y Rusia está impactando en la literatura). Acantilado es una de las editoriales que está traduciendo directamente del ucraniano: han publicado varias novelas de Yuri Andrujovich. Nos quedamos para lista con Moscoviada, de principios de los 90 y que aborda el fin de la URSS.

Croacia: Formato Leica, de Daša Drndić

Una de las últimas novedades de Automática Editorial. Es una novela de historias, creada a modo de collage. Drndić es una de las autoras croatas más populares a nivel internacional.

República Checa: La promesa de Kamil Modráček, de Jiří Kratochvil

No es uno de esos nombres que quienes no somos especialistas en literatura centroeuropea conocemos, pero a Jiří Kratochvil lo ha publicado Impedimenta en varias ocasiones y eso nos vale como botón de confianza. Es una «historia de crímenes con transfondo político». Una pintora aparece asesinada tras un interrogatorio de la policía secreta.

Inglaterra: A la caza del amor, de Nancy Mitford

Una serie británica acaba de adaptar la novela más conocida de Nancy Mitford, A la caza del amor. Publicada en 1945, se centra en la vida de dos primas en la Europa de los años 30 – con muchos ecos de su propia vida y la de sus hermanas – todo salpicado de mordaz humor británico.

Escocia: La pequeña panadería de la isla, de Jenny Colgan

Por supuesto, en toda lista de Librópatas tiene que entrar la literatura popular. Los libros de Colgan podrían clasificarse como romántica contemporánea. El favorito en esta redacción es uno que juega con un montón de tropos de la historia del género (caserón decrépito, mujer que busca una nueva vida, ¡librería!), pero aún no lo han traducido al castellano (es The Bookshop on the Shore), así que optamos por otro de sus libros anteriores. Huyendo de alquileres que no puede pagar, Polly se refugia en una casa en medio de una isla aislada y empieza a hacer pan.

España: Insolación, de Emilia Pardo Bazán

Este es el año del centenario de la muerte de Emilia Pardo Bazán, así que ¿cómo no escoger uno de sus libros? Insolación es la novela que más suele sorprender a quienes empiezan de cero: es una exploración sin censuras del deseo femenino. Nadie castiga a la protagonista por sentir deseo.  

Polonia: El hospital de la transfiguración, de Stanislaw Lem

Lem es un autor que suele aparecer en las listas con sus títulos de ciencia-ficción. Esta fue su primera novela, terminada en 1948, y que aborda, desde las experiencias en un hospital psiquátrico, lo que ocurrió en Polonia durante la II Guerra Mundial.

Suecia: La princesa de hielo, de Camilla Läckberg

Nada es mejor para el verano que un buen best-seller. Es el material perfecto para llevarse de viaje o a la playa (también tenemos argumentos para defender por qué los best-sellers son estupendos para el invierno, preguntadnos sobre octubre por ellos). Läckberg es una de las grandes reinas de la novela de suspense sueca. La princesa de hielo es el primero de los libros de su serie de Fjällbacka.

Eslovaquia: Manual de despedidas, de Jana Benová

Hemos recurrido al premio de Literatura de la Unión Europa para encontrar literatura eslovaca contemporánea y su traducción al castellano. Sexto Piso publicó el año pasado esta novela, ambientada en Bratislava y que se centra en dos parejas de amigos que se pasan el día en un café bebiendo vino y hablando de libros.

Alemania:  Tú no eres como otras madres, de Angelika Schrobsdorff

¿Será uno de los long-sellers de Errata Naturae y Periférica, las dos editoriales que lo han publicado de forma conjunta? En nuestro círculo es uno de esos libros que siempre se acaban recomendando. Else, la protagonista, es una bohemia del Berlín de los años 20. También es la madre de la escritora.

Francia: Hermanos de alma, de David Diop

Una novela que verás posiblemente por todas partes porque acaba de ganar el Premio Booker Internacional. En Francia, ya se había llevado antes muchos premios. Diop recupera en esta novela una historia y un punto de vista que no suelen ser habituales cuando se habla de la I Guerra Mundial, el de los soldados africanos que combatieron en las trincheras bajo la bandera de los países colonizadores. 

Portugal: Dentro del secreto. Un viaje por Corea del Norte, de José Luís Peixoto

La mejor recomendación de qué leer de literatura portuguesa ya nos la hicieron hace unos años desde una librería ambulante lisboeta (aquí dejamos sus recomendaciones). Por eso, hemos decidido apostar por algo distinto y por no ficción. Dentro del secreto. Un viaje por Corea del Norte, de José Luís Peixoto, es el texto de un viaje por Corea del Norte, escrito por uno de los escritores contemporáneos más populares portugueses.

Hungría: La mujer justa, de Sandor Marai

Quizás poner aquí a Sandor Marai es un poco tópico, pero nos da igual. Sandor Marai fue uno de esos grandes éxitos de la Europa de Entreguerras, que se quedaron olvidados después y que volvió con fuerza hace ya unos cuantos años cuando se volvieron a publicar sus libros. La mujer justa narra a tres voces – las de los tres implicados – el colapso de un matrimonio.

Foto de Pixabay en Pexels