cafe

En 1839, Honoré de Balzac publicó un pequeño ensayo titulado Traité des excitants modernes, que aparecía como un apéndice a otro libro (un tratado sobre gastronomía) y en el que repasaba cuáles eran las sustancias a las que los ciudadanos estaban enganchados (y algunas bien eran un propio testimonio). «El consumo de estas sustancias ha conseguido en los últimos años un desarrollo tan excesivo que las sociedades modernas pueden estar siendo modificadas de manera inapreciable», alerta Balzac antes de enumerar cuáles son esas 5 drogas que están corrompiendo el mundo moderno. La culpa, por cierto, de que las sociedades se hayan lanzado a la debacle (o se estuviesen entonces lanzando a la debacle) la tenía la paz. Te quedas sin guerras napoleónicas y la sociedad se lanza al consumo masivo de excitantes.

1. El alcohol.

2. El azúcar. Entre 1800 y 1815 Francia tuvo que prescindir del consumo de azúcar (guerras napoleónicas) y según Balzac se acabaron los problemas médicos pulmonares. La relación causa efecto está clara.

3. El té.

4. El café. 

5. El tabaco (antes cuando se inhalaba no le parecía tan mal, pero ahora que se toma «por combustión» ha empezado la debacle).

Todos estos productos y sus excesos no hacen más que acabar con las sociedades, alerta el escritor. «El aguardiente ha acabado con los indios. Considero Rusia una aristocracia sostenida por el alcohol. ¿Quién sabe si el abuso del chocolate no ha sido parte del embrutecimiento de la sociedad española, que en el momento del descubrimiento del chocolate iba a comenzar el próximo Imperio Romano? El tabaco ha hecho ya justicia a los turcos, los holandeses y amenaza a los alemanes», apunta y recuerda que puede que los grandes estadistas hayan tenido amantes y vanidades pero no se han entregado al consumo masivo de café o de azúcar.

Foto unsplash