Comida Orgullo y prejuicio

Hoy Orgullo y Prejuicio, una de las obras más populares de Jane Austen, está de aniversario. Hace hoy justamente 202 años se publicaba por primera vez la novela de Austen (aunque en ese momento lo hizo de forma anónima) que se ha convertido en una de las que más rápidamente se identifican por parte de los lectores de su corpus literario. Además, la frase inicial de la novela es una de esas que todo lector sabe señalar. Es una verdad universalmente aceptada que todo soltero en posesión de una gran fortuna necesita una esposa: Jane Austen consiguió uno de esos inicios que funcionan casi de forma mágica en la literatura… y que ahora se han convertido en patrimonio común. ¿Cuántas noticias no se han iniciado haciendo un juego con estas palabras?

Pero además de crear un principio de esos que todos recuerdan y unos personajes que son rápidamente identificados por los lectores, la novela es una de las que suele generar tanto interés que se ha convertido en material de primera para los spin offs. Austen fue una de las primeras autoras en protagonizar el fenómeno de fanfic: otros autores escribieron rápidamente versiones de sus propias novelas. De hecho, en el siglo XIX, una de sus sobrinas publicó una novela que los demás sobrinos de la autora pudieron identificar rápidamente como una versión de uno de los comienzos de novelas que Austen había dejado inéditos y que no habían sido publicados aún entonces.

No fue la única. A principios del XIX se publicaron los primeros textos que estaban protagonizados por personajes de Austen aunque no por ella. Y aunque en algunas ocasiones se identifica a Margaret Dashwood o Interference, publicada en los años 20 (y una continuación de Sentido y Sensibilidad basada en la historia de la hermana pequeña) como la primera de las continuaciones de las obras de Jane Austen, lo cierto es que en 1915 ya había aparecido Old Friends and New Fancies, de Sybil Briton, protagonizada por diferentes personajes que aparecían en las novelas de Austen.

Con el tiempo los derivados de Jane Austen no han parado de aumentar, ya que además el tema parece uno de los caladeros de contenido favoritos de los autores autoeditados (no hay más que echar un vistazo a los ebooks en inglés en Amazon). Y, por tanto, para celebrar el cumpleaños del libro hemos decidido elegir unas cuantas continuaciones de Orgullo y prejuicio.

Las sombras de Longbourn, de Jo Baker. No es exactamente una continuación sino más bien una versión de la misma historia, que es recontada. Sin embargo merece estar en la lista, ya que es de todas las continuaciones de Orgullo y Prejuicio que se han publicado en los últimos años la que más ha conseguido atraer la atención de la prensa. Baker cambia el punto de vista de la historia y deja que sean los criados de la casa los que cuenten los intentos de los Bennet por casar a sus cinco hijas.

La muerte llega a Pemberley, de  P. D. James. O cuando la novela negra se encuentra con la novela regencia: James, una de las grandes maestras de la novela negra, escribió una continuación de la novela de Austen. Estamos unos años después del matrimonio del señor Darcy y Elizabeth Bennet y se va a celebrar una gran fiesta en Pemberley, a la que Lydia y Wickham quiere asistir sin estar invitados. Pero en el camino hacia la casa, en los bosques de Pemberley, se ven implicados en un terrible incidente. ¿Ha sido Wickham el asesino de uno de sus mejores amigos? Aunque, para novelas negras,  deberíamos sumar a la lista Crimen en Mansfield Park, de Lynn Shepherd, aunque no sea una continuación de Orgullo y prejuicio porque ha hecho lo que muchos lectores de Jane Austen deseamos que suceda en Mansfield Park. Ha matado a la sosa de Fanny Price.

La nueva vida de miss Bennet, de Colleen McCullough. Colleen McCullough es la autora de El pájaro espino y su spin off es bastante melodramático y tira por lo tremendo, pero de todo tiene que haber en esta lista de novelas austenianas. Mary Bennet, la protagonista de muchas de las continuaciones de las historias de Austen (Jane Austen pensaba que acabaría casándose con uno de los empleados de su tío Philips y convirtiéndose en una estrella social en Meriton), es aquí una solterona de 37 años (ya sabéis, siglo XIX…) que tuvo que cuidar de sus padres mientras sus hermanas hacían su vida. Pero cuando muere su madre y se queda sola (y con cierta fortuna gracias a sus cuñados) decide empezar su propia vida.

The Forgotten Sister, de  Jennifer Paynter. No está traducida al castellano, pero si se abre el abanico a los libros en inglés las posiblidades en cuestiones austenianas son casi infinitas. Es otra vuelta de tuerca de la posible historia de Mary Bennet, pero con un toque de cuestiones de clase (Mary se siente inclinada hacia un músico… pero es el hijo de su antigua nodriza) y con emigración en busca de fortuna.