Una de las cosas que todo el mundo que ha escrito para otros sabe (y esto se aplica desde a copywriters hasta a periodistas) es que no siempre es fácil contentar a quien ha encargado el texto. Ya sabéis, siempre hay correcciones, ajustes, modificaciones… Un premio literario ha decidido jugar con ello: el Winston Fletcher Fiction Prize es un premio literario destinado a los trabajadores del mundo de la publicidad y el marketing (que son quienes tienen que soportar más correcciones por parte de sus clientes) y que les invita a escribir una vez no para los demás y basándose en lo que los otros quieren sino más bien partiendo de lo que ellos quieren realmente escribir.

Y para dar a conocer el premio han hecho una campaña muy divertida y curiosa. Han creado versiones de los clásicos tal y como serían si se dejasen en manos de algunos de esos clientes. Los han convertido en los editores y los han lanzado a pedir cambios. A Francis Scott Fiztgerald le preguntan, por ejemplo, si no le apetecerá cambiar la trama de los años 20 al futuro (que está más de moda), que evite todo lo del adulterio (que no es uno de los valores de marca) y que meta a un gato (porque… ¡a todo el mundo le gustan los gatos!) en El gran Gatsby. A Salman Rushdie le piden que le dé una vuelta a lo de que todos los niños nazcan a medianoche en Hijos de medianoche, ya que a esa hora los hospitales suelen tener menos trabajadores (y hay que pensar en la verosimilitud, le dicen).

Para acabar de jugar con lo meta, los escritores que han escogido para la campaña son autores que en algún momento tuvieron que trabajar también en la industria de la publicidad.

winston-fletcher-fiction-prize-ad-1

winston-fletcher-fiction-prize-ad-2

winston-fletcher-fiction-prize-ad-3

Imágenes vía B9.com.br