Paul VerlaineHace exactamente 140 años Verlaine era condenado a dos años de cárcel por disparar a Rimbaud, borracho y desesperado ante la idea de que este lo abandonase.

El 9 de julio de 1873 tuvo lugar una de las trifulcas más famosas de la historia de la literatura, que llevó a Verlaine a juicio un mes después. Una razón tan buena como otra cualquiera para recordar el amor tormentoso entre Paul Verlaine y Arthur Rimbaud, o al menos, así lo ha considerado oportuno el Museo Carnavalet de Historia de París, quien hoy repasa en su facebook los hitos de la relación entre los dos poetas.

Desde muy joven Verlaine quiere dedicarse a la poesía, pero su padre decide que es mejor que entre en una compañía de seguros, lo que más adelante le lleva a trabajar en el ayuntamiento. También desde muy joven se refugia en el alcohol, que lo vuelve violento (se dice que intentó matar a su madre en diversas ocasiones). Además, tras la muerte de su prima (de la que estaba enamorado y con la que pretendía casarse secretamente), contrae matrimonio con Mathilde Mauté.

Su vida dará un giro en 1871, cuando pierde su empleo municipal y conoce al jovencísimo Rimbaud, con el que inicia una tumultuosa (y por todos conocida) relación. Como era de esperar, eso arruina su relación con su mujer, quien inicia el proceso de separación. Su evidente homosexualidad causa escándalo en el París de la época, y el carácter agresivo y provocador de Rimbaud perturba el ambiente entre los poetas que Verlaine frecuentaba, por lo que deciden huir juntos a Londres.

A eso le siguen una serie de encuentros y desencuentros entre Londres y Bruselas que termina, como ya sabemos, con el disparo de Verlaine a Rimbaud, cuando el primero tiene 29 años, y el segundo, diez menos.

Aunque la herida de Rimbaud es superficial, y él mismo retira la denuncia, el 8 de agosto de 1873 Verlaine es condenado a dos años de cárcel por el tribunal de justicia de Bruselas, siendo su homosexualidad un factor agravante.

El poeta pasa esos dos años en una cárcel belga, donde se reencuentra con la fe cristiana. A su salida, vuelve a París donde intenta sin éxito volver con Mathilde y se dedica a vivir de la escritura. A esas alturas Rimbaud ya ha renunciado a la literatura y está a punto de embarcarse en aventuras por África.

Vía | Actuallité

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...