libro verano

Una de las cosas fascinantes del verano es que las marcas de todo tipo y condición se lanzan a hacer un montón de estudios llenos de curiosidades para atraparnos a los periodistas, convertirse en noticia y llegar a los lectores con una avalancha de datos llamativos. Y la previsión de lo que ocurrirá suele ser acertada y primero nos seducen a los que escribimos las noticias con sus estudios curiosos, luego se convierten en noticia y finalmente son leídos por nuestros lectores. Uno de los temas habituales de estos estudios es el comportamiento de los consumidores en verano y el cómo leemos en verano no suele escapar al análisis. Ya hemos leído un estudio de Nubico en el que se señalaba que en verano leemos más y ahora tenemos otro de Opodo explicando cómo exactamente queremos leer.

El estudio de Opodo está basado en datos de lectura de los lectores europeos y la primera conclusión de relevancia sobre lo que nos gusta y no nos gusta hacer en verano es que, durante las vacaciones, preferimos definitivamente leer en papel. Según los datos del estudio, el 75% de los europeos prefiere leer en papel en lugar de hacerlo en formato electrónico (sea como sea que esos libros electrónicos llegan hasta ellos).

¿Cuánto nos gastamos en los libros que leemos en verano? Según los datos del estudio, el presupuesto está entre los 10 y 30 euros. El 27% de los lectores compran además sus libros en la librería local. Este es el segundo grupo por espacio en el que se compran los libros, solo adelantado por el 28% que los compra en librerías online. Les siguen quienes compran en grandes superficies (un 16%), en la tienda Kindle (12%) o en el aeropuerto u otro punto de transporte (un 9%). Un 7% consigue los libros gracias a su familia y sus amigos.

El lugar preferido para leer estos libros de vacaciones es la playa. Un 46% de los lectores lee allí, seguido por el 30% que lo hace en el hotel, el 16% que lo hace en el avión o el tren, el 5% que lo hace en un bar y el 3% que lo hace en casa.

Para encontrar qué leer en verano, un 36% confía en los artículos online, mientras que un 26% apuesta por los consejos de sus amigos y familia, un 22% por las críticas de los periódicos y revistas, un 10% por lo que les recomiendan en una librería y un 6% por lo que ve que se comenta en redes sociales.

Y, finalmente, leer en verano se hace por muchas razones aunque la principal es la evasión. Un 43% lee para relajarse, un 35% para ser transportado a un mundo ficticio, un 12% para recibir información sobre un país o lugar, un 2% para inspirarse para vacaciones futuras y un 7% para aprender gracias a historias autobiográficas.

Foto kaboompics/Pexels