¿Alguna vez habéis sentido al entrar en una librería que las portadas de los libros son todas iguales o sospechosamente parecidas? La culpa de ello la tienen los clichés (y las modas) que hacen que todos los libros acaben pareciéndose mucho unos a otros, puesto que las editoriales emplean los mismos recursos o usan las técnicas que les han valido a unos para llamar la atención para hacer que sus libros se vean. Como apuntan en la siguiente infografía, las editoriales emplean de forma habitual ciertos elementos que hacen que los libros se parezcan, a simple vista, demasiado unos a otros. 

La lista de clichés incluye:

– Usar fotos de stock (que hacen que todas las fotos se repitan una y otra vez)

– Recuperar pinturas clásicas (pensad en todos los libros que habéis visto con cuadros pre-rafaelitas en la portada)

– Seguir las modas impuestas por los best-sellers de turno

Cambiar colores... para recordar a otro libro

– O simplemente darle una vuelta a una portada famosa

– Una acacia y una puesta de sol: África

Acercarse demasiado a la portada de otro libro… tanto que puede llamar a engaño

cliches portadas

Vía ebookFriendly