Aunque Los años de peregrinación del chico sin color lleva ya algún tiempo en el mercado en castellano, la novela de Haruki Murakami acaba de empezar a llegar al mercado en inglés y se ha convertido en uno de los libros del verano. Además, la editorial británica responsable de editarla en Reino Unido ha demostrado ser lo suficientemente osada como para que su edición de la novela de Murakami entre en la categoría de mejores portadas de forma casi directa.

La edición de Harvill Secker contará con una portada diseñada por Suzanne Dean que, hasta que el lector interactúa con ella, tiene una cierta apariencia sobria. La portada juega con el blanco y con un par de colores básicos. Pero, además de la portada como tal, el libro incluye una colección de pegatinas (o stickers, en el lenguaje de los libros para niños) diseñados por cinco artistas japoneses, que pueden ser colocados a voluntad sobre esa superficie.

stickers murakami

 

El diseño juega con el nombre del protagonista de la historia, Tsukuru Tazaki, un ingeniero de treinta y seis años que vive en Tokio y es constructor de estaciones de ferrocarril. Su nombre significa ‘construir’ y construir es lo que podrán hacer los lectores con la portada británica. Cada uno de los packs de pegatinas diseñados por cada uno de los cinco diseñadores japoneses están ligados a un personaje de la obra.

«He visto pegatinas usadas como sellos de la Royal Mail, en CD y por supuesto en los libros para niños, pero no creo que hayan sido incorporados a la ficción para adultos», explica Suzanne Dean, la diseñadora de la portada, a Design Week.

El resultado final será a voluntad de los lectores (cuando puedan comprar el libro en agosto) y podría quedar, más o menos, así:

libro murakami