Cierto, la novela erótica está de moda. 50 sombras de Grey ha impulsado un género que hasta ahora era bastante marginal y ha hecho que afloren como flores en primavera las novelas-clon, con portadas que claramente recuerdan a la historia de E.L. James y con argumentos que siguen la misma línea. Pero aún así Grey y sus huestes suelen encontrarse en las zonas de novedades, en mesas de fácil acceso y más cerca de la novela romántica o de la novela contemporánea que de los textos eróticos. ¿Cómo conseguir que los compradores pierdan el miedo a la literatura erótica y se acerquen a la sección?

La Fnac ha creado escuela con una campaña en una de sus tiendas en París, que empleaba una pared que hablaba (literalmente) para guiar a sus consumidores a la sección de literatura erótica. La agencia Marcel creó e-rotic touch, una campaña para promover la semana del erotismo. La idea era la de crear «un audiobook interactivo, erótico, cuya experiencia se controlaba tocándola la gente». Es decir, para que una voz en off leyese el texto (un audiobook al fin y al cabo), los compradores tenían que pasar su mano por encima de la pantalla interactiva. Cuando lo hacían, una voz femenina leía un pasaje de El amante de Lady Chatterley, de D. H. Lawrence. Al final del texto estaba la sección de literatura erótica.

La campaña fue un completo éxito. Consiguieron que 28.838 dedos acariciasen la pared en una semana y, lo más importante para la Fnac, que las ventas de la sección aumentasen un 14%. La campaña tuvo tanto éxito y consiguió tanta repercusión en los medios de comunicación que la Fnac pidió a la agencia, como explican en su candidatura a uno de los Cannes Lions, que la repitiese en otros centros de Francia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...