Ya estamos cansados de coger la primera página del libro y leer eso de «a mi