Mi penúltima experiencia lectora, justo antes de sentarme a escribir esto, fue un poco (más) diferente